La multiplicación digital de la religión

religión en internet
Eye/See
La propagación de la religión en Internet prospera como cualquier otra ideología en la era de las telecomunicaciones, pero tal vez de manera más eficaz.

Hay ideas sumamente contagiosas. No porque sean ideas más verdaderas o sublimes (de hecho, las grandes verdades acostumbran a ser contraintuitivas porque nuestro cerebro no está diseñado para alanzar la verdad sino para sobrevivir a las vicisitudes diarias). Son ideas contagiosas por su propia estructura interna en cuanto a idea. Ideas que resultan emocionalmente cómodas, por ejemplo. Ideas que encajan en nuestras precogniciones, en nuestras esperanzas, en lo que registran nuestros sentidos. Son ideas que meméticamente se denominan ‘memeplejos’, ideas que se reproducen a mucha velocidad, en cuya esencia está la misma reproducción de la idea y que se protegen a sí mismas de las críticas.

Uno de los memeplejos más empleados por los expertos como ejemplo paradigmático es la religión. Y, dado que Internet favorece la comunicación (y, por tanto, las vías de contagio), Internet, la red de redes, a pesar de acoger más información que cualquier biblioteca del mundo, parece estar favoreciendo la multiplicación de las religiones y de su poder contagioso, tal y como desmenuza Evgeny Morozov, profesor en el Open Society Institute de Nueva York y experto en Internet, en su libro ‘El desengaño de Internet’ (2010).

… la digitalización de las prácticas religiosas está provocando que dichas prácticas alcancen a personas y rincones geográficos impensables hace solo una década.

Morozov nos desvela cómo la digitalización de las prácticas religiosas está provocando que dichas prácticas alcancen a personas y rincones geográficos impensables hace solo una década. En los templos hindúes de la India se retransmiten sus ceremonias religiosas por una pequeña cuota, como Saranam o E-Darshan. En China, China-Tomb está capitalizando la creciente demanda de servicios mortuorios ‘online’: los chinos tienen la costumbre de visitar los monumentos conmemorativos y las tumbas de sus parientes durante el festival de Qingming.

Al parecer, Internet está resucitando muchas prácticas religiosas y culturales que la globalización debía erosionar. Sobre todo, las que fomentan ideas fácilmente contagiosas. Memeplejos. Tal y como señala Morozov: “La religión política también se está aprovechando de la tecnología: a principios de 2010, los Hermanos Musulmanes de Egipto, una organización islamista que se siente muy a gusto con la tecnología moderna, reveló un sitio tipo Wiki en que cualquiera puede contribuir a hacer un seguimiento de la historia del movimiento. El sitio se lanzó con mil setecientos artículos. La idea es producir un documento histórico y presentar a la gente joven, sobre todo a la que no tiene acceso a los textos más importantes del movimiento, sus ideas clave. Como está hospedado en un servidor de Estados Unidos, las autoridades egipcias tienen considerables problemas para cerrarlo (como ya hicieron con un sitio anterior de los Hermanos hospedado en Egipto)”.

religión en internet
Matthew

Internet todavía es una tecnología demasiado buena para que podamos hacer un diagnóstico profundo de lo que está ocurriendo. Tal vez podría ser la panacea de la sociedad informada, pero también perversamente manipulada. El tiempo lo dirá. Lo que quizá deberíamos hacer es ir desechando la idea de que Internet es positivo ‘per se’ y, en consecuencia, tomar medidas para amortiguar sus posibles efectos adversos: exceso de información (y, por tanto, escaso tiempo para consumir la importante), falta de jerarquización y, como se ha dicho, fomento de ideas marginales pero fuertemente contagiosas (y no necesariamente verdaderas, buenas o críticas).

Escrito por
Más publicaciones de Sergio Parra

Pisar los callos de los ofendiditos

¿Os sentís muy ofendidos por algo de lo que diga o de...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *