‘Pulp Fiction’, la película más querida de Quentin Tarantino, en orden cronológico

pulp fiction
Miramax
Si colocamos las escenas de la película 'Pulp Fiction' por el orden en que suceden, ¿resultará su peripecia más comprensible para los espectadores?

La primera vez que vi ‘Pulp Fiction’ (1994) tenía catorce años y estaba harto de escuchar que era una de las mejores películas de todos los tiempos. Claro que quienes lo decían eran, en gran parte, mis hermanos y el resto de esnobs del cine que empiezan a verlo de autor: Tarantino, Fincher y Nolan —muy importante decir únicamente el apellido para sonar más intelectual—. Claro que siempre me perdía de toda la diversión por ser el hermano menor, pero un amigo y yo nos aventuramos en la caja del DVD escondida detrás del sofá y empezamos a verla, cambiando el puerto de vídeo cada vez que un adulto pasaba.

Claro que era una injusticia, absurda e injustificada, que un jovencito de catorce años no pudiera ver unos cuantos muertos y la violación del jefe de la mafia; pero había algo misterioso y cautivador en esa definición del principio. El género pulp —no una “masa de materia blanda, húmeda e informe” sino una “revista o libro que contiene material sensacionalista, característicamente impreso en papel basto, no refinado”— es precisamente ese tipo de literatura simple y entretenida, con argumentos casi diseñados para pasar el rato; y ‘Pulp Fiction’ es la película que representa a toda esa literatura. De ahí que las dos horas y media que dura pasen tan rápido.

… organizar ‘Pulp Fiction’ de manera cronológica, para que comprendamos exactamente qué es lo que ocurre alrededor de esos dos días en los cuales transcurre.

Sin embargo, la película se divide de forma episódica e interconecta tres historias con una estructura no lineal, creando enormes confusiones para un niño de catorce años —cuando matan a Vincent pensé por unas cuantas horas cómo era posible que volviera a aparecer en escenas posteriores: ¿gemelos?, ¿universos paralelos quizá?—. Y, ahora, Allie Gemmill se ha tomado la molestia en ‘Screen Rant’ de organizar ‘Pulp Fiction’ de manera cronológica, para que comprendamos exactamente qué es lo que ocurre alrededor de esos dos días en los cuales transcurre. Y, claro, hay spoilers, de modo que, sino has visto ‘Pulp Fiction’, no entiendo por qué estarías leyendo un artículo sobre su orden cronológico. De cualquier forma, no te culpo.

El flashback del Preludio al reloj de oro”

Mediados de los 70. Un niño (Chandler Lindauer) ve la televisión y su madre (Brenda Hillhouse) entra para presentarle a un hombre que conoció a su padre en Vietnam. Cristopher Walken vestido de militar (el capitán Koons) le explica a un Bruce Willis niño (Butch Coolidge) la larga e incómoda historia —para el reloj, claro— del reloj de oro que su padre le dejó antes de morir en un campo de prisioneros. El padre del niño le había contado la larga historia del reloj, desde su adquisición a principios del siglo XX, pasando por las distintas generaciones que lo tuvieron, hasta ese lugar especial donde guardó el preciado objeto durante su prisión: su culo.

Preludio de “Vincent Vega y la esposa de Marcellus Wallace”

Vincent (el John Travolta de los 90) y Jules (Samuel L. Jackson con peluca) son dos asesinos a sueldo que trabajan para un tal Marcellus Wallace (Ving Rhames). Se dirigen al trabajo hablando de las experiencias de Vincent en Europa y algunas frases que seguramente se encuentran grabadas en alguna camiseta de mal gusto. Jules se refiere a lo celoso que es Marcellus con su esposa mientras caminan hacia el apartamento donde darán discursos, matarán a unos cuantos tipos y serán salvados mediante una intervención divina. Se llevan a un rehén para que responda ante el jefe, Marvin (Phil LaMarr), al cual Vincent le vuela la cabeza por accidente cuando iban de regreso. Suele pasar.

pulp fiction
Miramax

El episodio de “La situación de Bonnie”

Jules y Vincent se dirigen entonces a la casa de Jimmy (Quentin Tarantino en su debut actoral) para poder limpiar el interior del carro y sus ropas y deshacerse del muerto que cargan encima. Sólo hay un hombre que podría realizar tan extraordinaria labor, El Lobo (Harvey Keitel interpretando a Harvey Keitel), en esmoquin y tomándose una taza de café explica detalladamente los pasos a seguir. El episodio termina con Jules y Vincent fuera de sus trajes de asesinos y usando franelas y shorts coloridos.

Escena de prólogo: “El comedor”

La icónica escena en la que comienza todo en la más pobre versión original —nada comparado con mi relato cronológico—, justo después de la movida mañana de nuestros dos asesinos a sueldo. Una joven pareja, el Pumpkin de Tim Roth y la Honey Bunny de Amanda Plummer (dos nombres que me rehúso traducir al español) conversan sobre los méritos de robar el comedor en donde se encuentran. Unos cuantos diálogos al estilo Tarantino, y Pumpkin se sube a la mesa explicando el robo que está a punto de ocurrir, y Honey Bunny apunta su arma con pasión.

Escena de epílogo: “El comedor”

La gran revelación: Vincent y Jules se hallan comiendo en el mismo comedor, y el segundo discute su idea de iniciar una nueva vida después de ser salvados por un milagro. Vincent no se lo cree y va al baño a lidiar con su estreñimiento —una teoría personal mía que explica todos los misterios de la cinta—. Justo en ese momento empieza el robo de la joven pareja, Pumpkin le pide el maletín que recuperaron en la mañana y Jules le explica calmadamente la mala idea que sería robarle a Marcellus Wallace, ofreciéndole todo el dinero de su billetera y unas cuantas palabras filosóficas. Vincent sale del baño tomando a Honey Bonny, y Pumpkin es convencido, largándose a continuación con el dinero.

pulp fiction
Miramax

Terminan de entregar el bendito maletín —en el que, por cierto, no está el alma de Marcellus: es lo que sea que tú quieras porque eso lo hace cool y misterioso, como a todos los que ven cine de autor— y hablan con Marcellus, que se encuentra convenciendo a Butch (Bruce Willis adulto) para que pierda en el ring por él. Vincent se suma a la tarea de convencimiento y le aconseja que la pelea esté arreglada.

El “preludio al reloj de oro” en el tiempo presente

La siguiente parte del “preludio del reloj de oro” transcurre más tarde ese día cuando, en un descanso entre rings, Butch sueña con la memoria del reloj de oro que su padre escondió en su culo; el del padre, quiero decir. Butch, crecidito, está teniendo problemas existenciales, y se le muestra saliendo a terminar la pelea.

El episodio “Vincent Vega y la esposa de Marcellus Wallace”

La única parte importante de la película, donde Vincent saca a pasear a la esposa del celoso de Marcellus como un favor para este último, lo que hace particular la escena es que la esposa es Mia (Uma Thurman con peluca y look que será reproducido por las chicas más vanguardistas de la cuadra). Después de una línea de cocaína antes de salir, llegan a un restaurante de los 50, otra línea de cocaína y mira: un concurso de baile que quedará para la historia del cine. ¿Por qué no?

pulp fiction
Miramax

Luego de abandonar el restaurante y llegar a casa de Marcellus, Vincent se debate en el espejo, convenciéndose a sí mismo de salir inmediatamente del lugar para acariciar el ganso, danzarle a la luna o masturbarse en los distintos significados hispanohablantes. Mientras nos persuadimos de hacer lo mismo, Mia toma la heroína de Vincent creyendo que es cocaína y aspira otra línea para caer en una sobredosis. Vincent sabe que es hombre muerto y corre a la casa de su proveedor de drogas para que lo ayude, quien en toda la onda de Kurt Cobain y Jeff Lebowski le aconseja que le inyecte directo en el corazón un chute de adrenalina, recomendación que sigue violentamente. La deja en su casa con ropa nueva y se retira. Un día en el que, sin duda, hubo muchos cambios de ropa.

El episodio del “reloj de oro”

Mientras Mia y Vincent se hallaban comiendo, Butch ha matado a su oponente en el ring, ganando la pelea y firmando una sentencia de muerte con Marcellus. Llegando a su apartamento apresurado, logra llevarse a su novia Fabienne (Maria de Medeiros) —a quien no le gusta que la llamen “mongoloide”— a un motel.

A la mañana siguiente, Butch se da cuenta que ha dejado el preciado reloj de oro en su apartamento y debe volver para recuperarlo. Al entrar, Vincent acababa de combatir el estreñimiento en el baño de Butch y es balaceado por este antes de que fuera asesinado por órdenes de Marcellus. Deja su apartamento llevándose el reloj y, mientras maneja de vuelta al motel, ve a Marcellus cruzando el paso peatonal. Butch lo atropella y se caen a golpes hasta entrar en una tienda de empeño donde un hombre parecido a Chumlee les apunta con una escopeta. Los dos enemigos resuelven sus diferencias y, después de que una violación y el uso de una katana, dejarán todo eso atrás. Butch se lleva la motocicleta de uno de los violadores y se va con Fabienne hacia el atardecer. Fin.

Más publicaciones de Juan Pablo Orellana

¿Qué significan estas vallas publicitarias en blanco de Estados Unidos?

Ya sabemos a qué se deben las vallas de publicidad, aparentemente sin...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *