Por qué es absurdo considerar ofensiva la escena de Bruce Lee en ‘Once Upon a Time… in Hollywood’

once upon a time in hollywood bruce lee
Sony
La graciosísima escena de Bruce Lee en 'Once Upon a Time... in Hollywood', la última obra de Quentin Tarantino, ha causado un revuelo que no merece.

Resulta paradójico que la escena más hilarante de ‘Once Upon a Time… in Hollywood’, el último filme estrenado de Quentin Tarantino (2019) haya podido parecerle ofensiva al personal, y por el simple hecho de que parodia a ese mito cinematográfico que es el difunto Bruce Lee (‘Operación Dragón’), actor experto en artes marciales nacido en la Chinatown de San Francisco y criado en Hong Kong, que mezcló filosofía con técnicas de lucha orientales y se fue al otro barrio por un edema cerebral tras una reacción alérgica a un calmante, siendo una estrella del Hollywood que Tarantino retrata en su película y con sólo treinta y dos años.

En la escena de la discordia, un fanfarrón Bruce Lee, al que encarna fabulosamente Mike Moh (‘Empire’), reta a un combate improvisado al competente doble de acción Cliff Booth de Brad Pitt (‘Entrevista con el vampiro’) después de que ponga en duda que Lee derrotaría al boxeador Muhammad Ali como dice, todo en el exterior del set de rodaje de la serie televisiva ‘El Avispón Verde’ (George W. Trendle, 1966-1967), en la que el actor daba vida a Kato. Y el segundo, además de burlarse un poco del grito habitual de Lee, demuestra que le podría ganar sin demasiados contratiempos antes de que les interrumpan y despidan a Booth por haber abollado un coche con el cuerpo de la estrella.

A su hija, la actriz y productora Shannon Lee (‘Blade’), no le ha gustado nada cómo se ve a su padre en ‘Once Upon a Time… in Hollywood’: “Si bien comprendo que el mecanismo de la historia es mostrar que el personaje de Brad Pitt es tan genial que hasta puede golpear a Bruce Lee, el tratamiento del guion hacia mi padre, [que lo muestra] como un saco de arena arrogante y egoísta, fue realmente desalentador, y lo siento innecesario”, asegura. “Siento que convirtió su confianza en arrogancia y su inteligencia en burla. Siento que fue burlado tal como lo era en vida por el Hollywood blanco”. Y su madre, Linda Lee Cadwell, cree otro tanto: “Lo hacen parecer estúpido, tonto e insultantemente chino”.

Pero las insinuaciones de un tratamiento racista no tienen base alguna, y contamos con la explicación del propio cineasta: “Bruce Lee era un tipo arrogante”, sostiene Tarantino. “No me he inventado la manera que tenía de hablar. Le escuché decir cosas similares. Si la gente dice que nunca habría dicho que podía vencer a Muhammad Ali, se equivoca, ¿de acuerdo? Lo dijo. No solo eso, sino que su mujer, Linda Lee, lo cuenta en la primera biografía suya que leí”. Y se conoce de sobra la predilección de Tarantino por los filmes de Bruce Lee y su figura, clarísima tras ‘Kill Bill, vol. 1’ (2003), de modo que no es razonable suponer que el director quiera dañar la memoria de uno de su referentes sino ser honesto, sin la ceguera acrítica de un fan ni coartadas o velos emocionales.

Más publicaciones de César Noragueda

El periodismo de los chismosos y la sobrecarga informativa

Sobre las flaquezas de la prensa que amenazan el derecho a la...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *