Cuando el periodismo es una casa de putas

fake news
Francisco Gatica
¿Por qué tiene sentido lanzar ahora un nuevo medio de comunicación? A la dignidad de la profesión periodística nunca le sobran manos en la época de las 'fake news'.

Decía un británico ilustre que en su tierra contaban con los periodistas más honestos y los periódicos más indecentes del mundo. No me cabe duda de que, si le hubiera sido posible atrapar su envejecimiento en un retrato como el antihéroe de su obra más celebrada, habría visto con sus propios ojos que la situación ha empeorado mucho, y no únicamente en su tierra. Hoy, el periodismo está de capa caída en todas partes, y no tanto por la globalización económica, que ha facilitado que la prensa de grandes capitales sea manejada por un reducido número de titiriteros dentro de determinadas zonas de interés o influencia, y honre la autonomía en el criterio de sus redactores como tales vetando las ideas que discutan su legitimidad e inquieten a los que sufren el estado de cosas que les beneficia a ellos y a sus amigotes: más bien por la ética corrupta o de veras escasa de los desinformadores de servicio (y sus fake news) y de los vocacionales que ignoran hasta dónde tienen la mano derecha.

Así, uno se pregunta de qué sirve esta abundancia de medios si sólo publican una versión de lo que ocurre, la oficial y oficiosa, la del poder económico y político de turno o la ideología irracional triunfante, si con ella establecen el pensamiento único en un ámbito debatible o la arbitrariedad de la opinión en el que no lo es; a dónde nos conduce la dictadura de la línea editorial bastarda, por la que a los periodistas, a los formadores de la verdadera opinión pública que quieren ser honestos y cumplir con su deber cívico —la mayoría—, se les avasalla para que manipulen en su nombre, bailen al son de su amo y embrutezcan a la gente con falacias que deberían causar sonrojo; y uno se asombra al advertir que hay quien se presta a ello sin reparos, sin ruborizarse lo más mínimo, con la arrogancia del verdugo al que anima una masa obtusa y vociferante. Es entonces cuando muere la dignidad del periodismo, cuando la ética importa menos que el interés ideológico y partidista, o que venderse al mejor postor, y un medio se transforma en una casa de putas con acreditaciones de prensa.

… muere la dignidad del periodismo, cuando la ética importa menos que el interés ideológico y partidista, o que venderse al mejor postor, y un medio se transforma en una casa de putas con acreditaciones de prensa.

Semejante panorama destruye los frutos de la libertad periodística; el pluralismo, que es un valor supremo en la democracia, se esfuma, hace mutis por el foro a empujones de quienes debieran impulsarlo y protegerlo; una traición. Y si nunca sobran los que se resisten a echarse a perder como los demás y desafían al oficialismo y al empuje de las trolas insensatas, este diario quiere seguir su ejemplo con la humildad del que una vez fue principiante. Esa es la razón de que haya contactado de nuevo con algunas de las personas más valiosas que he conocido en los últimos veintidós años —se dice pronto— para formar una cuadrilla instruida y beligerante que se oponga con firmeza a los manipuladores ocupados en esconderle la verdad a la ciudadanía. Y ya que no hay pluralismo sin discrepancia ni diversión sin alboroto, nuestro equipazo de juntaletras y pintamonas es heterogéneo e internacional. Y aunque por esta desfachatez nos salga el tiro por la culata, estoy seguro de que nos lo vamos a pasar de miedo.

Más publicaciones de César Noragueda

Los sucesos paranormales de los que he sido testigo

Es momento de confesar que los sucesos paranormales más insólitos han formado...
Leer Más

8 comentarios

  • Soy de Guatemala, un país tercermundista (que no en “vías de desarrollo” como pretenden suavizarlo); acá abundan los medios de comunicación oficiosos que se dedican a dar la visión de lo hechos atendiendo a los intereses del titiritero de turno en el gobierno o al titiritero de siempre que ostenta el poder económico (los empresarios de las cámaras de industria, de empresa y oligarquía).

    Aquí, ejercer la libertad de prensa resulta hasta peligroso para aquellos periodistas y columnistas que se atreven a dar una versión de la verdad, diferente a la oficial o a la oficiosa, sin embargo, es de aplaudir a quienes lo hacen hasta las últimas consecuencias. Esto, porque son ellos los que ayudan a formar criterio, los que quitan candados mentales, los que despiertan a los dormidos.

    Lo lamentable es ver que en todos lados la historia es la misma, pero a los que se atreven a decirle “¡no!” a los titiriteros, se les agradece.

    Refrescante lectura.

  • Ojalá, ojalá ‘El Hispanoamericano’ sea ese oasis entre tanto vacío informativo y de opinión. El periodismo, que debería estar presidido por la imparcialidad, la lealtad y sobre todo la veracidad a los hechos, por lo menos en España murió hace tiempo. Qué difícil es leer prensa sin sentirse estafado, engañado y casi manipulado. Los que intentamos estar más o menos informados tenemos que hacer esfuerzos sobrehumanos para rebuscar en busca de la verdad o simplemente de opiniones inteligentes.

    Muchos esperamos mucho de este medio, las premisas no hacen más que ilusionarnos ante un proyecto que apunta a lo que buscamos algo que de verdad apunte alto, en opinión, información, cultura…

    Estaremos atentos, cómo no, a los próximos artículos.
    Saludos!!

  • En la actualidad, con un periodismo multidireccional como existe ahora, los periodistas deberían buscar la honestidad hacia los lectores y ellos mismos, ya que la objetividad no existe.

    Lo primero es que sigan las directrices de la comunicación: claro, conciso y concreto, y lo segundo que, teniendo en cuenta los diferentes géneros periodísticos y estilos, sean honestos cuando tratan la información, en las noticias.

    Si quieren opinar, dejar bien claro lo que piensan, que se dediquen solo al género de opinión o interpretativo.

    Por desgracia, prima más lo personal que la honestidad. Y no es, en muchos casos, porque su trabajo así lo exija, sino porque buscan protagonismo y popularidad.

    Un saludo.

  • Magnífico, César. Qué suerte tengo. Formar parte de este grupo de personas sometidas a la tiranía de Noragueda: “Que mañana publicas”…
    Soy un indisciplinado sin causa ni beneficio, por lo que me vienen fenomenal esos “Mañanapublicas”; a veces escribir contrarreloj es un ejercicio muy sugestivo y salen cosas, salen.
    Lo mío, además de falta de disciplina, es una cosa netamente perezosa a veces y de estar malo otras. De no tener el ánimo para escribir porque solo salen cosas cínicas, cargadas de razón amarga. Prefiero mil veces el multicolor mundo de la evocación tergiversada, del recuerdo selectibvamente recortado y guardado para mí, solo en sus partes hermosas, porque a veces es muy saludable mirar tu mundo, tu mismidad, desde una perspectiva agradable porque la vida es dura, pero sobre todo la vida es bella.
    Me gustará contarla.

    Aquí ejerceré de subjetivo emocional y agradecido de unas vivencias enormes, al nivel del calado y profundidad de los charcos en los que voluntariamente me metí toda mi vida para luego tener material de primera mano para contar historias basadas en la vida real, que hay mucho mercado lector en esto.

  • El amarillismo de los medios hace mucho daño al pueblo, y le permite al opresor manejar sus reiteradas manipulaciones para mantenerse incólume en su cargo. Esos medios son los que funcionan hoy en día sin ningún tipo de restricciones, porque son los permanentes aliados al poder. Son virtuosos en aprender a maquillar las palabras, silenciando los problemas reales de sus pueblos.

  • Hеllo There.I found your weƄllog the usage of msn. This iis a really
    neatly written article. I’ll be sure to bookmark it and retᥙrn to reɑd more of your
    useful info. Thаnk you for thhe post. I will definitely rеturn.

  • Ꮤhen I initially cⲟmmented I clicked the “Notify me when new comments are added” checkbox and now each time a
    comment is added I get ѕeveral emails witһ thee same
    comment. Is tһere aany way you can гemove people frⲟm that
    serѵice? Thanks!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *