‘El rey león’, emociones más allá del clásico animado

el rey león
Disney
Pese las dudas ante esta readaptación del clásico de Disney, que se mantienen durante buena parte del filme, la nueva 'El rey león' es una obra ganadora.

Cuando uno se enfrenta a la perspectiva de una nueva versión de una película considerada popularmente clásica, al margen de dónde se encuentre la frontera del cine moderno, sufre temor y curiosidad a partes iguales. Lo uno, por si utilizan el material precedente para una auténtica chapuza; y lo otro, por si no es así y logran desmarcarse con un aparato dramático de estética y emociones propias. Y eso termina consiguiendo ‘El rey león’ (2019), en la que el cineasta Jon Favreau ha reformulado el filme homónimo de animación dirigido por Rob Minkoff y Roger Allers en 1994. Y eso que, durante las primeras secuencias, uno sospechaba que iba a ocurrir todo lo contrario.

Tal vez no en cuanto al concepto estético, pues la decisión de trasladar la historia a “imágenes reales” como con otras películas animadas de Disney — desde ‘101 dálmatas’ (Stephen Herek, 1996), pasando por ‘Alicia en el País de las Maravillas’, ‘El aprendiz de brujo’ (Tim Burton, Jon Turteltaub, 2010), ‘Maléfica’ (Robert Stromberg, 2014), ‘La Cenicienta’ (Kenneth Branagh, 2015), ‘Pete’s Dragon’ (David Lowery, 2016), ‘La Bella y la Bestia’ (Bill Condon, 2017), ‘Christopher Robin’ (Marc Forster, 2018), hasta ‘Dumbo’ o ‘Aladdin’ (Burton, Guy Ritchie, 2019)— ha empujado a los diseñadores y artistas técnicos a ofrecer un espectáculo visual más cercano a lo que suele verse en National Geographic que a la propuesta de la obra madre.

el rey león
Disney

Y el resultado es una naturaleza tangible y realista, extraordinariamente detallada, para gozo de los espectadores. Porque el regodeo de Favreau en esta propuesta le conduce a brindarnos algunas secuencias muy hermosas entre el puñadito de inspiradas que ha sacado de su chistera fílmica. Sin un estilo ni unos intereses que puedan definirle como un autor cinematográfico, por lo que ha ido dando tumbos de comedias pedorras como ‘Made’ (2001) o ‘Elf’ (2003) a aventuras como la fallida ‘Zathura’ (2005) y su entretenido díptico de ‘Iron Man’ (2008, 2010) o las aceptables ‘Cowboys and Aliens’ (2011) y ‘Chef’ (2014), ya nos había entregado la que era su mejor película hasta el momento con ‘El Libro de la Selva’ (2016), ahora tal vez superada por ‘El rey león’.

Aunque al inicio y a lo largo de la primera mitad la siente uno un tanto inane, con apuros lastimosos para arrancarnos emociones genuinas y aplastada por el recuerdo del filme de Minkoff y Allers y su obvia categoría de clásico indiscutible de Disney, a partir de una agradabilísima secuencia que usa la naturaleza con ingenio narrativo y que, además, nos trae a la memoria ciertos elementos anecdóticos de ‘Forrest Gump’ y ‘The Polar Express’ (Robert Zemeckis, 1994, 2004), la película se eleva, hurga en nuestros sentimientos de espectador con ganas de emocionarse, los saca a pasear con asombro y escalofríos de puro gusto y acaba llevándose el trofeo más precisado para una producción de este estilo: erigirse como una obra independiente de su predecesora, capaz de llegarnos a las entrañas por sí misma y a su manera.

el rey león
Disney

A ello ayuda la planificación eficiente de Favreau, sin mucho virtuosismo tampoco, los efectos visuales de Oscar, un guion que nos arranca carcajadas con el Zazu de John Oliver (‘Community’) y los Timon y Pumbaa de Billy Eichner (‘American Horror Story’) y Seth Rogen (‘Steve Jobs’), que no desmerecen a sus iguales animados en absoluto, la inolvidable banda sonora de Hans Zimmer (‘Hannibal’), alguna alteración en imágenes icónicas para un mayor realismo —si esto es posible— y otra musical muy de agradecer para una época más cínica y menos predispuesta a soportar pasteladas con Elton John. Lejos de ser redonda ni una película de podio olímpico en el séptimo arte, la nueva ‘El rey león’ ha pasado la prueba con creces para poder mirar a la clásica sin avergonzarse ni un poquito; y es lo que debe dejarnos más que satisfechos.

Más publicaciones de César Noragueda

Los sucesos paranormales de los que he sido testigo

Es momento de confesar que los sucesos paranormales más insólitos han formado...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *